El control de las caídas en verano, un riesgo que está siempre al acecho…

El control de las caídas en verano, un riesgo que está siempre al acecho…

Desde buscadorderesidencias.info te informamos siempre de las novedades del sector y, por supuesto, te aconsejamos acerca de las mejores posibilidades y herramientas que tienes a tu disposición para mejorar la atención a la dependencia de tus usuarios. Hoy, abordamos un tema capital, las caídas de tus usuarios en tu Centro.

Esta claro que una caída en un anciano produce unas consecuencias que mermarán a corto plazo su calidad de vida y, por supuesto, la cantidad de recursos que se deben disponer a su atención para que su calidad de vida no se vea reducida. Evidentemente, los usuarios que tienen más riesgos de caídas son aquellos que presentan deterioro cognitivo y cierto deterioro físico. El abordaje de este tema no es sencillo, aunque una vez abordado y habiendo previsto las actuaciones necesarias para la prevención de las caídas, se convierte en esencial el control de las que se produzcan.

Evidentemente, las caídas se producen por la pérdida del equilibrio y, como no puede ser de otra manera, la pérdida del equilibrio viene dada por múltiples factores. El primero de ellos es la fragilidad intrínseca en la capacidad del usuario que afecta al propio equilibrio, la cual se va incrementando con la edad y con el avance de las cronicidades. En segundo lugar, tenemos la irrupción de elementos que dificulten u obstaculicen la fluida deambulación del usuario. Esto es, alfombras mal colocadas, suelos mojados y resbaladizos, elementos que se hayan caído y que entorpezcan el paso fluido o, simplemente, una silla mal colocada. Por último, uno de los enemigos principales del equilibrio, en la época en la cual nos encontramos, es el calor y los desvanecimientos por culpa de éste. Está claro que una correcta hidratación ayuda a mantener el estado de salud de los usuarios, lo cual redunda en una mayor protección contra mareos o desmayos contra el calor.

Una vez analizamos las posibles caídas durante el día, por la pérdida de equilibrio, debemos hacer mención a las caídas que se producen durante la noche, cuando el usuario está durmiendo en su cama. Hoy en día tenemos muchos métodos de prevención de caídas, como barandas, sujeciones físicas (cada vez más en desuso por su sustitución de cara a programas de “desate del anciano”), camas ultra bajas o detectores de presión. Sin duda, una de las mejores prevenciones de las caídas durante la noche es que el personal haga las rondas de cambios de pañales y cambios posturales como toca, ya que esto proporciona una información del estado de salud del usuario, en tiempo real.

Ahí está la clave, el “TIEMPO REAL”…

Sea como sea, un correcto y efectivo control de los usuarios en relación a las caídas, solo es posible si está referenciado a un registro, el registro de caídas. Estos registros son una herramienta esencial para medir el estado de salud del Centro, en relación a la prevención de las caídas. Como bien sabes, el número de caídas es uno de los principales indicadores de calidad que usa la Administración en sus informes, derivados de las diferentes inspecciones, que luego revisan cada año para ver la evolución del número de caídas y, además, de la gravedad de las mismas (si han requerido derivación hospitalaria o no). Por ello, es esencial que dejes de usar “papel” en tu gestión y que te hagas con una herramienta de control, en general, que te permita gestionar y medir todos estos aspectos.

En buscadorderesidencias.info te invitamos a que eches un vistazo a GDR y que pidas una “demo”. Esta herramienta te proporcionará el control adecuado de los indicadores de calidad, así como el control efectivo (y en tiempo real) de todo lo que está pasando en tu Centro. En este sentido, GDR te va a proporcionar el poder medir la evolución de las caídas, si han necesitado o no derivación y la curva estadística comparativa entre las caídas que se producen en periodos de tiempo diferentes. Así, por ejemplo, con GDR podrás ver si existe un aumento de caídas en un turno determinado o si, por ejemplo, un usuario presenta una evolución en el número de caídas que puede llegar a ser preocupante y requiere de una modificación puntual en su Plan de Atención Individualizado.

No lo dudes, frente a las caídas necesitas un programa de gestión como GDR, que te ayudará a medir la evolución y gravedad de las mismas, para que actúes en consecuencia. Sin medición, no puede haber gestión y, para una buena gestión, GDR.

[ays_poll id=26]