Me lo dices, o me lo cuentas: entrevista a Josefa Villalta, directora de Paradís del Mar

Me lo dices, o me lo cuentas: entrevista a Josefa Villalta, directora de Paradís del Mar

Este mes en nuestra sección  “Me lo dices, o me lo cuentas…” os acercamos el testimonio de, Josefa Villalta, propietaria de la Residencia Paradís del Mar.

Josefa es una mujer que lleva más de 20 años al servicio de nuestros mayores. Lo suyo es pura vocación. Como ella nos cuenta, las bases de funcionamiento de su centro siempre han sido: la cercanía, calidez en el trato, el cariño, la transparencia y la profesionalidad. Con todos estos ingredientes hace posible que las personas que viven en Paradís del Mar, estén realmente en casa.

 

“Lo que le da vida y prestigio a nuestro Centro es el” equipazo “de profesionales que tenemos a disposición de los usuarios.”

 

“Estamos en un cambio constante en las dinámicas de visita, pero hay que esforzarse y adaptarse”.

 

“Estamos frente a un cambio en las dinámicas de búsqueda de plaza. Lo que nos estamos encontrando es que la gente mira las reseñas en Google, visita la página web y, después, si lo que ha visto le ha gustado, es cuando llaman para concertar una visita. “

 

“La comunicación digital es fundamental, pero debe haber coherencia entre lo que“ se hace ”y lo que“ se dice que se hace ”. Si no hay coherencia, el resultado será malo, porque las mentiras tienen las patas muy cortas ”.

 

“Yo creo en un modelo mixto, en el cual los Centros de Atención Primaria pongan a disposición de las residencias sus profesionales”.

 

1. ¿Cómo surge vuestro centro? Cuéntanos un poco sus orígenes, el porqué de su creación…

Pues realmente surge hace más de 20 años por pura vocación. Siempre pensé que se podía cuidar a las personas mayores de una menara cercana, cariñosa y con toda la profesionalidad posible. Han pasado muchos años y nos hemos adaptado a las normativas, a las nuevas necesidades de los usuarios, a la Ley de la Dependencia, pero no hemos perdido ni una pizca de nuestro ADN.

Y, en referencia a la ubicación, puedo deciros que Pineda de Mar está a escasos 20 minutos de Barcelona y es mi pueblo. En Pineda tienes lo mejor de estar cerca de una ciudad como Barcelona, ​​pero con las comodidades y ventajas de un pueblo tranquilo, marítimo, con todo el carácter de la zona.

2. ¿Qué podrías destacar de la residencia? Explícanos aquellos valores que pueden encontrar los residentes y sus familiares en la Residencia Paradís del Mar.

Lo que destacaría, por encima de todo, es nuestro personal. Si bien es cierto que tenemos unas instalaciones muy bonitas, con zonas exteriores y estancias con mucha calidez, lo que le da vida y prestigio a nuestro Centro es el “equipazo” de profesionales que tenemos a disposición de los usuarios.

Otra cosa que destacaría es el tamaño. Tenemos un tamaño familiar mediano y estamos en ese rango de residencias de entre 25 y 30 plazas, que hacemos que podamos cuidar de manera personalizada a los usuarios, mucho más que una residencia de esas tan grandes. En estos tiempos que hemos pasado de la Covid-19, los centros medianos somos los que mejor hemos contenido los brotes que ha habido.

Y, en relación con nuestros valores, la cercanía, calidez en el trato, el cariño, la transparencia y la profesionalidad son nuestra base de funcionamiento.

3. Te planteamos un dilema que es muy común entre aquellas personas que buscan centro para sus mayores, a tu juicio, ¿qué es mejor una residencia pequeña y familiar, o una residencia grande?

Como os decía, sin duda una residencia pequeña o medianita. Piensa que una residencia de esas de 150 plazas son ingobernables. Además, suelen estar en manos de grandes compañías que, a su vez, estas compañías suelen estar en manos de fondos de inversión. Estos fondos sólo suelen buscar la rentabilidad del Centro y se pierden muchas cosas por el camino.

No quiero decir que lo hagan mal, ni mucho menos, pero lo que puedo asegurar es que la gestión en una residencia mediana o pequeña suele ser más familiar y, a mi juicio, mejor.

4. ¿Cuál ha sido vuestra experiencia de este año de pandemia? ¿Cómo estáis viviendo esta complicada época en la Residencia Paradís del Mar?

Pues ha sido un año complicado para todo el mundo, porque en las residencias teníamos muchas restricciones. Lo peor fue que las familias no pudieron venir a ver a sus abuelos y, desde el punto de vista sanitario, los hospitales prohibían que derivásemos a los abuelos a urgencias, porque estaban colapsados. Pero, gracias al equipazo que tenemos, hemos podido dar el doble de cariño a nuestros abuelos y mantener el “tipo” frente a este virus tan complicado. Creo que hemos hecho las cosas bien.

5. En la situación actual, ¿Cuáles son las principales dificultades con las que os enfrentáis a la hora de vender una plaza?

Pues la principal dificultad en comparación a épocas pasadas es que, la gente que necesita una plaza para el padre, la madre o los abuelos, no pueden venir directamente sin pedir hora. Es evidente que la seguridad de nuestros abuelos es lo primero. Lo que ha cambiado también es el control sanitario, ahora le tomamos la temperatura a todos los visitantes y controlamos que tengan la pauta de vacunación completa o que puedan venir con PCR o test de antígenos negativos.

En definitiva, estamos en un cambio constante en las dinámicas de visita, pero hay que esforzarse y adaptarse .

6. ¿Ha cambiado la forma de visitar una residencia cuándo se busca plaza?

Sin duda, madre mía. Como decía en la anterior pregunta, ya no tenemos esas visitas por sorpresa y, además, estamos frente a un cambio en las dinámicas de búsqueda de plaza.

7. Si es así, ¿Cómo ha sido el cambio?

Pues el cambio nos ha venido a visitar con los “deberes hechos”. Como decía, antes, las visitas venían al Centro, ahora somos los que vamos al usuario a través de su móvil o su ordenador. Lo que nos estamos encontrando es que la gente mira las reseñas en Google, visita la página web y, después, si lo que ha visto le ha gustado, es cuando llaman para concertar una visita.

8. ¿Crees que la reputación digital de una residencia es importante? Es decir ¿es importante una página web y posicionamiento en google? En este sentido, la web que tenéis es muy limpia y clara, ¿Crees que las dinámicas de visita pasarán siempre, a partir de ahora, por una visita a la web?

Sin duda alguna. Todavía hay muchas residencias que no tienen ni página web y que, por lo tanto, NO EXISTEN. Es evidente que la reputación digital ha cobrado una importancia crucial en cómo nos ven los futuros usuarios y tomarán la decisión de llamar si lo que ven en Internet les ha gustado. Por esta razón, confié en webspararesidencias.info para que me actualizasen la información y que lo que sale en mi web es un fiel reflejo de la realidad.

Hemos notado un incremento de los contactos a través de nuestra web pero es importante que haga una reflexión al respecto. En el momento que te conviertes en un centro más visible para los posibles usuarios, también estás expuesta a recibir más comentarios (tanto positivos como negativos) del trabajo que llevas a cabo en tu residencia. Por eso, la comunicación digital es fundamental, pero debe haber coherencia entre lo que “se hace” y lo que “se dice que se hace”. Si no hay coherencia, el resultado será malo, porque las mentiras tienen las patas muy cortas.

9. ¿Cuál crees que será el rumbo que tomará este sector, atención domiciliaria para asistidos? O ¿Residencia geriátrica para grandes dependientes?

Yo creo que se quedarán en casa aquellos usuarios que pueden tener una dependencia moderada y que solo necesitan una pequeña ayuda. A las residencias vendrán los usuarios que necesitan mucha más ayuda, que tienen una dependencia mucho mayor o aquellos que no tienen familia o que la familia no puede encargarse de dedicarles tiempo y cuidados.

10. Por último, todo el mundo habla de la falta de DUE pero no, de la capacitación de las directoras. ¿Nos podrías hablar de la importancia de una buena dirección?

Es una pregunta interesante. Si bien es cierto que las DUE están muy buscadas, en el sector de residencias hay falta de DUE porque no se están pagando como pagan los hospitales. Si hiciésemos un esfuerzo todos (que algunas ya lo hacemos) en pagar como pagan los hospitales, no habría tantos problemas. Otro problema añadido es que las cargas de trabajo son mayores en una residencia. Eso también debería cambiar. Yo creo en un modelo mixto, en el cual los Centros de Atención Primaria pongan a disposición de las residencias de sus profesionales. De hecho, las residencias quitamos una carga de trabajo muy importante al sistema sanitario público, pero todavía faltan muchos años para que eso pase…

Por otro lado, el rol de una buena dirección en una residencia es esencial. La directora debe ser una profesional que domine conceptos de empresa básica, pero debe tener un corazón muy grande porque se dedica a un sector en el cual trabajamos con personas muy frágiles y debemos estar a la altura. En definitiva, una buena directora (o director, que no quiero sacar a los hombres, no sería justo) debe ser una pieza en la residencia muy bien formada, con mucho sentido común y debe reunir muchos requisitos vocacionales y “humanos” que vienen “ de serie ”en la persona. Por eso, muchas direcciones de residencia son trabajadoras sociales, psicólogas, etc…