Consejos a tener en cuenta ante una inspección en tu residencia o geriátrico: cuando la inspección de una residencia se convierte en un infierno

Consejos a tener en cuenta ante una inspección en tu residencia o geriátrico: cuando la inspección de una residencia se convierte en un infierno

Son las 8:30 de la mañana y, en la planta, los equipos de la mañana están en “plena faena” levantando a los residentes, atendiéndoles en su higiene personal, vistiéndoles y llevándolos al comedor para ayudarles en el desayuno. Te acaban de llegar todos los EPI y tienes un verdadero lío en el almacén, tienes que adjudicarlos y, sobretodo, administrarlos con cuidado, para no quedarte sin. Maldito COVID…

Además, es lunes y tienes que arreglar todo lo que ha pasado el fin de semana, que no es poco (han faltado dos auxiliares). Lo que faltaba, se han presentado dos personas de los servicios de inspección que preguntan por la Dirección del Centro. Acaba de comenzar la semana.

Este suele ser el escenario que se nos presenta cuando viene la Inspección a hacernos la visita de rigor anual, en la cual nos piden muchísima documentación (la misma cada año), para ver si estamos prestando la atención necesaria, con el personal adecuado y en las condiciones óptimas. Esta operación suele ser bastante rutinaria, con los mismos puntos a revisar y, por supuesto, con la misma “pose” del cuerpo de funcionarios que llevan a cabo la inspección.

Por si fuera poco, en el año 2020 se intensificaron las inspecciones a las residencias de manera exponencial. Sin ir más lejos, puesto que nuestro sector estaba en el “punto de mira” de la Administración, en Castilla-La Mancha se produjeron mas de 850 actuaciones inspectoras, la Comunidad de Madrid duplicó sus inspecciones de oficio y se alzaban voces para intentar “medicalizar” las residencias.

Este año 2020 se fijaron en absolutamente todo y, en algunos casos, hicieron verdadero hincapié contra tu ratio de personal. Has ido de cráneo para poder cubrir todas las bajas que has tenido y, por si fuera poco, hoy tienes más de 10 entrevistas de trabajo para poder cubrir las bajas de las gerocultoras que están de cuarentena. En este sentido, la inspección durará hasta casi el mediodía, dependiendo del número de plazas que tengas y de los metros cuadrados que tenga tu Centro. Pero vamos, que seguro que estarán hasta el mediodía. Comerás un poco más tarde, qué le vamos a hacer…

El caso es que, independientemente del COVID19, te van a enseñar el acta de inspección que realizan siempre y te van a mostrar los diferentes puntos que has de mejorar.

Cada punto está relacionado con un concreto artículo Decreto o de la Ley que sea de aplicación, que afecta al desarrollo de la actividad en los Centros de atención a personas dependientes de tercera edad. Ese acta ocupará más o menos folios y al final tendrás un cuadro de texto en el cual puedes escribir unas pocas palabras y que, en definitiva, te obligan a firmar.

Sin profundizar en el contenido de ese acta, porque ni conoces los Decretos ni las Leyes que ahí figuran (y mucho menos, los artículos que citan de esos textos legales), sin pestañear demasiado, FIRMAS EL ACTA para que se vayan lo antes posible y que te puedas ir a comer.

¿Estás seguro/a de lo que acabas de firmar?

¿Sabes a qué te estás exponiendo firmando el acta sin antes comprobar, realmente, hasta dónde llega ese acta?

Te acaban de dar 10 días para entregar toda la documentación que falta y para acreditar las reparaciones que debes llevar a cabo, tales como; paredes a pintar, puertas a pintar o cambiar, papeleras que están rotas, algún grifo que gotea, etc.

Desde Buscador de Residencias.info te vamos a indicar de qué no te has dado cuenta:

  • Varios artículos de esos decretos que han citado indican la comisión de una falta leve.
  • Otros tantos, indican la comisión de una falta grave.
  • La suma de faltas leve (en un determinado tiempo) se convierten en falta grave.
  • La suma de faltas graves, se convierten en falta muy grave.
  • Además, no te has dado cuenta de que en la inspección del año pasado ya te estaban diciendo (con los mismos artículos de los mismos Decretos) que no estabas cumpliendo con una serie de puntos importantes y, pudo ocurrir que los pasases por alto.

Este año, te lo vuelven a decir y, por supuesto, también lo has pasado por alto. Ten en cuanta, además, por el COVID19, te van a poner bastantes problemas en cuanto al cumplimiento de la ratio, la limpieza del Centro y se han fijado en los pastilleros o blisters.

De repente, te puedes encontrar con una propuesta de sanción a tu Centro que puede llegar hasta los 30.000€ en función del tipo de falta que hayas cometido, o que hayas incurrido por repetición.

Llegados a este punto, hemos de realizarte una pregunta:

Cuando recibes y firmas un acta de inspección,

¿Lo has puesto en conocimiento de tus abogados para que analicen el acta?,

¿Eres consciente de que a lo mejor te están imputando la comisión de una infracción y no te has dado cuenta?

¿Sabes que puedes pedir muchísima documentación del cuerpo de inspección que te ayudará a entender ese acta mucho mejor?

No te arriesgues a una posible sanción y ponte en contacto con nosotros. Te podemos ayudar y asesorar para que no te encuentres desagradables y costosas sorpresas.

No te olvides, en caso de duda, consulta con nosotros.

0
¿Consideras que tu Residencia superaría una inspección exhaustiva en este momento?

Leave your comment
Comment
Nombre
Email